¿Por qué las fajas post quirúrgicas son tan importantes?

 

Desde hace muchos años verse bien es lo que está de moda y las fajas post quirúrgicas son nuestras grandes aliadas, destinadas para usarse después de cirugías plásticas, intervenciones de urgencia o previamente programada por temas de belleza o salud. Su utilidad varía dependiendo de la persona y del procedimiento en el cual fue intervenido y su empleo es vital a la hora de la recuperación.

También son de mucha utilidad para estirar la piel y que no se noten esos desagradables rollitos, estos que para muchas personas resulta ser una molestia, las fajas son nuestra mejor amiga y nos ayudan en cualquier tipo de situación, lo mejor es que jamás pasaran de moda.

Pero el día de hoy nos complace hablar en específico, de las fajas para después de intervenciones quirúrgicas. Ellas cuentan con grandes beneficios para nuestra salud, por esta razón muchas son recomendadas de manera obligatoria por nuestros médicos, para ser usadas en las diferentes áreas que se les necesite.

Rentabilidad al usar las fajas post quirúrgicas

Las fajas siempre son utilizadas por sus grandes beneficios y debemos saber que es muy importante respetar el hecho de usarlas, cada vez que sean recomendadas por nuestros médicos, estas fajas post quirúrgicas son vitales en el proceso de mejora, bienestar corporal y sistémico.

Estas previenen la retención de líquidos en nuestro cuerpo y posibles complicaciones tales como:

  • La aparición de seromas, linfedemas o fibrosis.
  • Mejoran la circulación permitiendo reducir la inflamación y tensionar los músculos.
  • Reducen el volumen del tejido graso.
  • Ayudan a la pronta cicatrización de las heridas.
  • Disminuyen la aparición de moretones.

¿Qué tiempo se deben utilizar las fajas?

El tiempo de uso depende del tipo de intervención quirúrgica y de las recomendaciones médicas, ya que todo proceso requiere de una recuperación diferente. Por lo general el periodo varía entre un mes y medio, partiendo de allí, de acuerdo a su avance va disminuyendo la duración del uso de la faja.

Se van adaptando frecuencias de 24 horas al día, luego de 12 horas y así sucesivamente hasta estar completamente rehabilitados y no necesitar más el uso de las fajas, pero para lograr todo esto, se debe cumplir con estricta responsabilidad los consejos de los profesionales de la medicina.

Estas prendas por sí solas, no pueden cumplir todos los resultados que se quieren si no se cumple su uso de manera correcta, para ello se debe ser consecuente y muy juicioso con el tratamiento, para así alcanzar los mejores resultados en muy poco tiempo.

Estas fajas son tan suaves, cómodas y fáciles de usar, que no sentirás que las llevas puestas, lo mejor no se notan bajo la ropa y tampoco te incomodan al caminar o sentarte puesto que facilitan el movimiento.

Estas geniales fajas de comprensión tienen como fin garantizar la mejoría de tu cuerpo en cualquier tipo de cirugía, dado que para todos los seres humanos “el cuerpo es nuestro templo” y por ende debemos cuidarlo de la mejor manera, estas prendas post quirúrgicas son nuestras grandes herramientas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *